23 Ene

Definición, síntomas y factores de riesgo de la osteoporosis

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedintumblrmail

La osteoporosis es una enfermedad que se caracteriza por una disminución de la cantidad de hueso, lo que supone una disminución de su resistencia y por tanto un mayor riesgo de que los huesos se rompan, se fractures, ante traumatismos o golpes que en una persona sana no provocarían ningún daño.

La osteoporosis no duele. Es una creencia común el pensar que las articulaciones o los huesos duelen por que se tiene osteoporosis, y esto no es así. Como decíamos antes, la osteoporosis es solo la pérdida de calidad del hueso, provocando debilidad del mismo, pero no dolor. Las causas de dolor articular en personas mayores suele tener su origen en la artrosis (consulta el apartado sobre artrosis de la página), o en procesos inflamatorios, como la gota o la artritis reumatoide. Por tanto, el único síntoma clave de la osteoporosis es la fractura de un hueso ante un traumatismo de poca intensidad (baja energía).

Las personas con mayor riesgo de padecer osteoporosis son las mujeres después de la menopausia, o lo que es lo mismo, el prototipo de persona con osteoporosis es una mujer postmenopausica (por encima de 50 años). Esto, sobra decirlo, no quiere decir que todas las mujeres por encima de 50 años vayan a tener osteoporosis, ni que los hombres no tengan osteoporosis. Existen otros factores que favorecen la debilidad de los huesos, y por tanto la aparición de osteoporosis. Podemos destacar de entre todos los factores de riesgo los antecedentes en la familia de osteoporosis (madres, tías, abuelas, etc.), el consumo excesivo de alcohol, cualquier consumo de tabaco y determinados tratamientos médicos (sobre todo el tratamiento de larga duración con corticoesteroides), que producen con frecuencia osteoporosis en personas jóvenes que han necesitado estos tratamientos por algún motivo. La inactividad de las personas, ya sea por llevar una vida sedentaria, o porque están, por ejemplo, escayolados, es otro factor de riesgo que lleva a tener osteoporosis en personas jóvenes. En aquellas personas que están inmovilizadas con una escayola, la inactividad es inevitable, pero siempre se debe pensar en el riesgo de osteoporosis, y por tanto en cuanto el traumatólogo nos autorice a quitarnos la inmovilización deberemos comenzar un programa precoz de movilización para recuperar la fuerza del hueso.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedintumblrmail
Facebooktwitteryoutube