23 Dic

Fractura de húmero

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedintumblrmail

Concepto

El húmero es el hueso situado entre el hombro y el codo. Puede verse afectado por lesiones a tres niveles: a nivel del hombro y el codo, que serán tratadas en sus respectivos apartados, o en la zona entre ambas articulaciones, que es la que vamos a pasar a explicar a continuación. Éste tipo de fractura suele deberse o bien a traumatismos directos, o a traumatismos indirectos por caídas sobre el codo. Una fractura del húmero puede tener además un riesgo muy importante asociado. Existe un nervio que pasa muy cerca del húmero, y que puede lesionarse en caso de que la fractura se produzca en la zona del hueso está más cercana al. Nos referimos al nervio radial, que entre otras funciones se encarga de subir la mano. Por tanto si tienes una fractura de húmero y a la vez una incapacidad para la mano, debes pensar que probablemente hayas tenido una lesión de este nervio.

Tipos de fractura

A modo de resumen podemos decir que podemos dividir las fracturas del húmero en tres tipos:

Fractura diafisaria de humero

Fractura humero

  • Fracturas espiroideas.
  • Fracturas transversas.
  • Fracturas conminuta, lo que quiere decir que son fracturas en las que el hueso se ha roto en muchos trocitos pequeños.

A efectos prácticos, si te han diagnosticado de una fractura de húmero, la elección del tratamiento no va a ir marcada realmente por el tipo de tortura que has tenido, sino más bien por el grado de desplazamiento de los fragmentos de la fractura. De forma totalmente orientativa podemos decir que existen más probabilidades de que te tengan que operar si tu fractura es transversa o conminuta.

Pruebas diagnósticas

Las fracturas del húmero se diagnostican fácilmente con radiografías.Otra cosa es que, como hemos contado antes, la fractura haya podido producir una lesión a un nervio. En ese caso puede estar indicado la realización de un escáner o una resonancia magnética para ver cuál es la situación del nervio. Aunque no en los días posteriores al traumatismo, existe una prueba llamada electromiograma, que consiste en realizar pequeños pinchazos en los músculos de todo el brazo, y que permite estudiar cómo están funcionando los nervios del brazo, y diagnosticar una lesión en el nervio si existe.

Formas de tratamiento

Como comentábamos en el apartado de tipos de fractura, lo que a marcar cuál es la forma más adecuada de tratar una fractura del húmero, es el grado desplazamiento entre los fragmentos de la fractura y el grado de angulación que tiene el húmero después del traumatismo.

En caso de que el desplazamiento y la angulación de  la fractura sean pequeños, el tratamiento más adecuado puede ser no operar. Se colocarán una férula (media escayola) que irá desde la raíz de los dedos hasta cubrirte el hombro, y otra que te envolverá el húmero desde el hombro hasta la axila (férula en U). Esta movilización te la podrán quitar a partir de las dos semanas, para cambiarla por un aparato de ortopedia llamado “Brace”.

Si lo que tienes es una fractura desplazada o angulada en exceso, lo más indicado sería un tratamiento quirúrgico. Existen dos formas mayoritarias de tratar este tipo de fracturas: colocar un clavo, o bien colocar una placa atornillada al hueso. Como en el resto de huesos ambas tienen sus ventajas y sus inconvenientes.

Tratamiento fractura humero

Fractura húmero tratada con clavo

  • Clavo:para la cirugía se realizará una pequeña herida a nivel del hombro, y el clavo se colocaracon ayuda de un aparato de rayos X en quirófano. Se hará lo que se denomina reducción indirecta. Las ventajas es que es una cirugía muy poco cruenta, y con una herida en la piel mínima. Como complicaciones puede aparecer un dolor posoperatorio en el hombro por lesión de los tendones, y existe una probabilidad algo mayor de que la fractura no cure correctamente.
  • Placa: si se realizó la cirugía para colocar una placa atornillada hueso, se necesitará una herida en la piel bastante más grande que para colocar un clavo. Se hace una reduccion directa, esto es durante la cirugía el cirujano era los fragmentos de la fractura y los alineara correctamente. Esta forma de tratamiento tiene la ventaja de que las posiciones de que la fractura no peque correctamente son menores. Sin embargo, como inconveniente la herida quirúrgica es mayor y existe mayor riesgo de infección.

Como verás ninguna de las dos formas de tratamiento es claramente superior a la otra. Existen determinados tipos de fractura que van mejor con un tipo de tratamiento que con otro. Por tanto te recomendamos que confíes en la forma de tratamiento que te ofrezca tu traumatólogo.

Recomendaciones

Si la forma elegida para este elemento tan fractura ha sido no operar, hemos comentado en el apartado de formas de tratamiento que tras la inmovilización inicial te colocarán un “brace”. Será preciso que lleves esta inmovilización por lo  menos 8 semanas. Ten en cuenta que una de las complicaciones más importantes que pueden aparecer en este tipo de fracturas es que los fragmentos no se unan entre sí, lo que se llama pseudoartrosis. Por tanto no tengas prisa en que se te quite la inmovilización. Una vez que se te retire, es recomendable que esperes al  menos 2 semanas más hasta cargar peso de forma normal. El tiempo que lleves el “Brace”, verás que tienes libre el codo y el hombro. Es recomendable que realices ejercicios pendulares del hombro (ver apartado sobre fracturas de hombro) y ejercicios de doblar y estirar el codo. Debes hacer estos movimientos durante 10 minutos tres o cuatro veces al día.

Independientemente de que te coloquen una placa o un clavo, deberás tener el brazo en un cabestrillo al menos durante cuatro semanas. Será entonces cuando dependiendo de cómo esté evolucionando la curación de la fractura te permitan empezar a hacer una vida más o menos normal, aunque inicialmente sin actividades físicas intensas. El tiempo que tengas el brazo en cabestrillo, es recomendable que realices ejercicios de movilización del hombro y del codo. Para el hombro puedes utilizar ejercicios pendulares (ver apartado de fracturas de hombro), y para el codo puedes hacer ejercicios de doblar y estirar el codo. Estos movimientos los puedes realizar durante 10 minutos tres o cuatro veces al día.

A partir de las cuatro semanas, puede ser conveniente un programa de rehabilitación, para mejorar la movilidad de las articulaciones del hombro y del codo, además de mejorar la fuerza muscular del brazo.

De cualquier manera, debes pensar en un plazo mínimo de tres meses para una reincorporación más o menos completa a tu actividad habitual, independientemente de si tu tratamiento ha sido quirúrgico o no.

En cuanto a si es conveniente quitarse el material colocado durante la cirugía, lo preferible es no tocarlo en caso de que no moleste. En caso de que así fuera lo indicado es que esperes al menos 1 año para la retirada de un clavo y 1 año y medio para la retirada de una placa.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedintumblrmail
Facebooktwitteryoutube