23 Dic

Esguince de tobillo

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedintumblrmail

Concepto

El tobillo es una de las articulaciones que más se lesiona cuando practicamos deporte. Los ligamentos que se lesionan son aquellos que unen la tibia y el peroné con los huesos del pie (astrágalo y calcáneo). Existen dos mecanismos fundamentales por los cuales puedes tener una lesión de los ligamentos del tobillo, la inversión forzada del tobillo, que te producirá una lesión de los ligamentos externos, o una eversión forzada, que te producirá a una lesión de la cara interna del tobillo.

Tipos

Te puedes lesionar los ligamentos de la cara externa o de la cara interna:

  • Cara externa: ligamentos que van desde el peroné hacia el astrágalo y el calcáneo. Producidos por inversión. Éstos son los más frecuentes.
  • Cara interna: ligamentos que van desde la tibia hacia el pie (ligamento deltoideo). Producidos por  eversión. Sólo son aproximadamente el 10% de los esguinces de tobillo.

En cada caso, puedes tener un esguince grado uno, grado dos o grado tres (consulta el apartado de aspectos generales del esguince).

El siguiente escalón de gravedad, en caso de una inversión o eversión forzada del tobillo, es una fractura. Si éste es tu caso consulta el apartado de fracturas del tobillo de la página.

Pruebas diagnósticas

El diagnóstico de un esguince de tobillo se hace fundamentalmente mediante la exploración. Si has tenido un esguince, tendrás una importante inflamación de la cara interna o de la cara externa, pudiendo tener hematoma asociado. Si lo que tienes es un esguince leve (grado 1), podrás caminar aunque esto te producirá cierta molestia. Si tienes un esguince moderado (grado dos) te será difícil caminar, y se apoyas el pie en el suelo tendrás bastante dolor. Si tienes un esguince grave (grado tres) no podrás apoyar el pie en el suelo debido al dolor, y además tendrás una inflamación muy importante de la cara interna o en la cara externa.

Aunque con la exploración puede ser suficiente para un correcto diagnóstico de un esguince, normalmente se hace una radiografía para descartar que tengas una fractura. Técnicamente, no es necesaria la radiografía si no tienes dolor en los huesos que forman el tobillo, y sólo tienes dolor cuando te tocan los ligamentos, aunque como te decimos habitualmente se suele realizar.

Formas de tratamiento

Consulta antes de nada los aspectos generales del tratamiento del esguince de la página web.

El tipo de tratamiento inicial varía en función del grado de esguince que tengas:

  • Esguince grado uno:
    • El vendaje más útil es el que se realiza con Tensoplast®. En caso de que tengas mucho vello en la zona del tobillo se puede sustituir por un vendaje con venda elástica normal. El vendaje lo debes llevar al  menos una semana.
    • Puedes caminar desde el primer día, aunque si tienes dolor puedes ayudarte de una muleta, que llevarás siempre en la mano contraria a donde tengas el esguince.
    • Tiempo de recuperación 1 – 2  semanas.
  • Esguince grado dos:
    • la forma más cómoda de inmovilización inicial es mediante un vendaje, bien con Tensoplast®, o con venda elástica. En caso de que tengas mucho dolor e inflamación, puedes necesitar una férula (media escayola). El tiempo medio que deberás llevar la inmovilización es de dos semanas.
    • Lo conveniente es que estés al menos una semana sin cargar peso en el tobillo lesionado, para lo cual deberás utilizar preferiblemente dos muletas, y a partir de los siete o 10 días comenzar a apoyar poco a poco peso en el tobillo lesionado.
    • Tiempo de recuperación 2 – 4 semanas.
  • Esguince grado tres:
    • Si has tenido una lesión de grado tres, tu tobillo se considera inestable, por lo cual deberás tenerlo inmovilizado con una férula (media escayola). El tiempo habitual que deberás llevar esta férula es de cuatro semanas.
    • Dado que tienes una lesión grave en el tobillo, que hace que éste sea inestable, debes estar con muletas, sin apoyar el pie en el suelo durante el tiempo que tengas la férula colocada.
    • Si la lesión del ligamento que has tenido produce una inestabilidad, que no mejora tras estar seis semanas inmovilizado con una férula, puedes necesitar tratamiento quirúrgico, que consistirá en coser los extremos del ligamento entre sí.
    • Tiempo de recuperación 2 – 6 meses.

Recomendaciones

Tras el período de inmovilización que dependerá del grado de esguince que hayas tenido, es muy importante que realices una buena rehabilitación, para evitar la laxitud del tobillo, y que te aparezcan esguinces de forma repetida.

Debes comenzar a deambular en cuanto al dolor te lo permita, excepto en el esguince grado tres que debes esperar al  menos 1 mes. Inicialmente ayúdate de dos muletas, para ir apoyando el peso del cuerpo progresivamente sobre el tobillo lesionado.

Movimientos de recuperación que debes realizar durante 10 minutos al  menos 4 veces al día, una vez que te hayan quitado la inmovilización:

  • Flexión del tobillo hacia arriba y hacia abajo.
  • Inversión y eversión del pie, esto es llevar el pie hacia dentro y hacia fuera.
  • Balanceo: con ayuda de un balón, coloca el pie sobre el balón y sin separarlo de él lleva el pie hacia adelante, hacia atrás, hacia un lado y hacia el otro.
  • Ejercicio de puntillas: ponte de puntillas sobre ambos pies, bajando luego lentamente los talones. Puedes hacer entre 20 y 30 repeticiones.
  • Después de realizar todos estos ejercicios, pues hacer baños de contraste durante 20 minutos. Esto se hace con ayuda de una pila con agua muy fría, y otra con agua caliente, de forma que metes el pie tres minutos en agua fría, luego tres minutos en agua caliente, y así sucesivamente.

Una vez que puedas andar sin cojear, puedes pasar al siguiente escalón de rehabilitación que consiste en realizar los ejercicios que te hemos explicado pero contra resistencia, para lo que te puedes ayudar de una sábana o una toalla.

Para volver a realizar actividades deportivas en forma normal, debes realizar un buen programa de rehabilitación, y no volver a hacer deporte a menos que la inflamación de tu tobillo sea mínima, puedas hacer las actividades de tu vida diaria sin dolor, puedas saltar sobre la pierna lesionada sin dolor, y puedas mantenerte sobre la pierna lesionada con los ojos cerrados durante 25-30 segundos. Cuando cumplas estos requisitos, tu tobillo estará bien rehabilitado y será el momento en que puedas volver a practicar deporte.

Para los esguinces grados 2 y 3, es conveniente utilizar una tobillera al menos los primeros seis meses en que se haga deporte.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedintumblrmail
Facebooktwitteryoutube
23 Dic

Esguinces de rodilla y lesiónes del cruzado anterior

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedintumblrmail

Concepto

Los esguinces de rodilla son una de las lesiones más frecuentes en gente deportista. La forma más frecuente de producirse estos esguinces es tras un traumatismo sobre uno de los lados de la rodilla, o tras un giro brusco la rodilla mientras el pie está apoyado en el suelo.

La importancia de estos ligamentos de la rodilla, es que dan estabilidad a la articulación. Esto permite una buena función de la rodilla, y evita que debido a movimientos anómalos se lesione el cartílago de la articulación, lo que provocaría una artrosis precoz.

Por tanto, si tienes una lesión importante de un ligamento de la rodilla, debes tener un diagnóstico preciso, y puedes necesitar tratamiento quirúrgico.

Tipos

Existen en la rodilla cuatro ligamentos fundamentales para la estabilidad, y que son los que se lesionan tras los traumatismos deportivos.

  • Ligamento lateral externo. Se produce tras un traumatismo sobre la cara interna de la rodilla, pues se fuerza el lado externo, y por tanto el ligamento.
  • Ligamento lateral interno. Se produce tras un traumatismo sobre la cara externa de la rodilla, en la que se fuerza el ligamento interno.
  • Ligamento cruzado anterior. La forma más frecuente de producirse una lesión de este ligamento, es aquella en la que se produce un giro brusco de la rodilla mientras la pierna está apoyada en el suelo.
  • Ligamento cruzado posterior. Es el ligamento que más raramente se lesiona. La forma de producirse suele ser con un traumatismo directo sobre la cara anterior de la rodilla, mientras ésta se encuentra estirada.

La mayoría de las veces tendrás una lesión parcial de uno de estos ligamentos. Los ligamentos laterales en la mayoría de las ocasiones sólo sufren una distensión de ligamento, esguince, pero si el traumatismo ha sido fuerte si te puedes tener una rotura. En el caso de los ligamentos cruzados, es raro la aparición de un simple esguince, y lo normal es que tengas o bien una rotura parcial o bien una rotura completa de ligamento.

Pruebas diagnósticas.

La forma inicial de orientar que lesión tienes en la rodilla, es a través de la exploración por parte de un traumatólogo. Si tras la exploración inicial la lesión parece leve, puede ser que no necesites pruebas adicionales.

La forma más precisa de diagnosticar correctamente las lesiones de los ligamentos de la rodilla, es a través de una resonancia magnética. Existen ciertas dudas sobre cuál es el mejor momento para realizar esta prueba. En los días inmediatamente posteriores a tu lesión, la rodilla está inflamada, y eso puede dificultar el diagnóstico preciso de la lesión. Por tanto es conveniente esperar al  menos 1 semana para realizar una resonancia magnética. Con esta prueba tendrás un diagnóstico preciso sobre tu lesión.

Formas de tratamiento

  • Ligamentos laterales. Consulta el tratamiento inicial en el apartado de aspectos generales de los esguinces. De forma específica, si el ligamento no ha sufrido una rotura completa será suficiente con este tratamiento. Si inicialmente ya se observa que tu rodilla es inestable, puede ser necesario colocar una férula para inmovilizarte la rodilla. Es raro con este tipo de lesiones que se produzca un derrame muy importante en tu rodilla y que por tanto te la tengan que pinchar para sacar el líquido. Si el diagnóstico final es de una rotura completa de uno de los ligamentos, puede ser necesario el tratamiento quirúrgico, que consistirá en hacer una herida en el lado de la rodilla lesionada para coser los extremos del ligamento entre sí, o bien anclar el ligamento al hueso.
  • Ligamento cruzado anterior.
    •  Si la lesión del ligamento cruzado anterior es una rotura parcial, se debe valorar cuál es la estabilidad de la rodilla para decidir si  necesitas un tratamiento quirúrgico o no.
    • En caso de una rotura completa del ligamento, debido a la inestabilidad que se genera, está indicado el tratamiento quirúrgico.
    • Inmediatamente después de producirte la lesión, debes seguir las recomendaciones generales que te contamos en el apartado de aspectos generales del esguince. En las lesiones del ligamento cruzado anterior, es muy frecuente que se produzca un importante derrame de la rodilla que te producirá dolor y que limitara el movimiento de flexión. Te resultará útil que te pinchen la rodilla para sacar este líquido, pues te aliviará e incluso puede ayudar al diagnóstico de una rotura del ligamento. Además en este caso, debes utilizar muletas para no apoyar completamente la pierna en el suelo, debido a que la rodilla puede ser inestable.
    • Si junto con tu traumatólogo decides finalmente no operar, debes comenzar un período de rehabilitación precoz para mejorar la fuerza de los músculos que rodean la rodilla, y así evitar la pérdida de estabilidad.
    • Si finalmente optas por tratamiento quirúrgico, éste se suele realizar de forma artroscópica, existiendo distintas técnicas. Sí es importante que hables con tu traumatólogo sobre cuál será el tejido que sustituya a tu ligamento. Actualmente existen diversas opciones, que son utilizar un tejido tuyo, que puede ser, el tendón rotuliano, con una pequeña pastilla ósea de la rotula y de la tibia, o una parte de los tendones isquiotibiales. Para coger estos tejidos, además de la artroscopia hay que realizar una pequeña herida en la piel, en la cara anterior de la rodilla para tendón rotuliano, y en la cara interna de la rodilla para los isquiotibiales. Parece que si se utiliza tendón rotuliano, hay un porcentaje pequeño de pacientes que tienen dolor crónico de la cara anterior de la rodilla. Si se utilizan los tendones isquiotibiales, puedes tener una pequeña pérdida de fuerza para la flexión de la rodilla, que suele mejorar con rehabilitación. Otra alternativa es que el tejido que sustituya tu ligamento provenga de un donante. En este caso no tendrás complicaciones por sacar un tejido tuyo, aunque existe un pequeño riesgo, mínimo, de transmisión de enfermedades.
  • Ligamento cruzado posterior. Para el tratamiento en la fase inmediata tras la lesión consulta el tratamiento inicial en el apartado de aspectos generales de los esguinces. Además, en las lesiones del ligamento cruzdo posterior, deberás utilizar durante las primeras dos semanas unas muletas. Las lesiones de este ligamento suelen tratarse mediante rehabilitación, con ejercicios que fortalezcan la musculatura que rodea la rodilla. A diferencia de las lesiones del ligamento cruzado anterior, es menos frecuente que se produzca inestabilidad, aunque si aparece sí que será necesaria la reconstrucción quirúrgica del ligamento. Te recomendamos, que en caso de necesitar cirugía consultes con un traumatólogo experto en el tratamiento de lesiones deportivas de rodilla.

Recomendaciones

Es muy importante que sigas un correcto programa de rehabilitación independientemente del ligamento lesionado. Como te hemos dicho al principio, una rodilla inestable puede acarrear muchos problemas, así que es importante una buena recuperación para asegurar la estabilidad de la rodilla.

A continuación, te decimos los tiempos aproximados de recuperación en función de la lesión que hayas tenido:

  • Ligamento lateral interno:
    • Al menos los primeros tres meses después de la lesión, al incorporarte a tus actividades habituales, deberás llevar una rodillera que mejore la estabilidad de tu rodilla. Éste tipo de rodilleras, llevan unos refuerzos (flejes)  laterales, que ayudan a proteger a ligamento.
    • Esguince grado 1: podrás volver a tu actividad habitual en una o dos semanas.
    • Esguince grado 2: en este caso necesitarás de uno a un mes y medio para volver a tu actividad rutinaria.
    • Esguince grado 3 o cirugía: en este caso, al igual que si te han operado, necesitarás al menos 6 semanas, aunque es recomendable que esperes hasta los tres meses, para la reincorporación completa a tu actividad habitual.
  • Ligamento lateral externo:
    • Al menos los primeros tres meses después de la lesión, al incorporarte a tus actividades habituales, deberás llevar una rodillera que mejore la estabilidad de tu rodilla. Éste tipo de rodilleras, llevan unos refuerzos (flejes)  laterales, que ayudan a proteger a ligamento.
    • Esguince grado 1: podrás volver a tu actividad habitual en una o dos semanas.
    • Esguince grado 2: en este caso necesitarás de uno a un mes y medio para volver a tu actividad rutinaria.
    • Esguince grado 3 o cirugía: en este caso, al igual que si te han operado, necesitarás al menos 6 semanas, aunque es recomendable que esperes hasta los tres meses, para la reincorporación completa a tu actividad habitual.
  • Ligamento cruzado anterior:
    • Para las actividades deportivas, una vez que te reincorpores a tus actividades habituales, debes utilizar una ortesis para proteger la estabilidad de la rodilla. Consulta con tu traumatólogo cuál es el modelo más adecuado para ti, que variará en función de la agresividad que tiene el deporte que practiques para la rodilla.
    • Si has tenido una pequeña rotura, sin tratamiento quirúrgico, con un buen proceso de rehabilitación puedes volver gradualmente a practicar deporte en dos meses y  medio o tres meses.
    • En caso de que te hayan operado, necesitarás un tiempo para que el tejido que ha sustituido a tu ligamento se incorpore correctamente a tu rodilla, por tanto deberás esperar al menos 6 meses para la práctica de actividades deportivas.
  • Ligamento cruzado posterior:
    • Para las actividades deportivas, una vez que te reincorpores a tus actividades habituales, debes utilizar una ortesis para proteger la estabilidad de la rodilla. Consulta con tu traumatólogo cuál es el modelo más adecuado para ti, que variará en función de la agresividad que tiene el deporte que practiques para la rodilla.
    • Si has recibido tratamiento quirúrgico, con un buen proceso de rehabilitación puedes volver gradualmente a realizar actividades deportivas en dos o tres meses.
    • En caso de que te hayan operado deberás esperar al menos 6 meses para la práctica de actividades deportivas.
Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedintumblrmail
Facebooktwitteryoutube
23 Dic

Esguince de muñeca

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedintumblrmail

Concepto

En la muñeca existen ocho pequeños huesos, además del cubito y del radio. Cada uno de estos huesos está unido entre sí por ligamentos, pudiendo sufrir un esguince cualquiera de estos ligamentos. La forma más frecuente de que te produzcas un esguince en la muñeca es después de una caída en la que colocas la mano para evitar golpearte.

Tipos

Como te hemos dicho, cualquiera de los ligamentos que forman la muñeca puede lesionarse. Los que más frecuentemente se lesionan después de una caída sobre la mano son los ligamentos que unen el radio y el cúbito con el resto de los pequeños huesos de la muñeca. Esto lo puedes notar, porque tendrás un dolor más intenso en uno de los lados de la muñeca, si es en el lado del pulgar la lesión puede ser de los ligamentos que salen desde el radio, y si es en el lado del meñique, la lesión suele ser de los ligamentos que salen desde el cúbito.

Aunque no es propiamente un ligamento, existe en la muñeca una estructura llamada fibrocartílagotriangular, que es una estructura parecida a un menisco, situada entre el cúbito y el resto de la muñeca, y que también se puede lesionar en caídas sobre la mano, y no debe confundirse con un esguince muñeca.

Pruebas diagnósticas

El diagnóstico de un esguince de la muñeca lo realiza el traumatólogo mediante la exploración de tu muñeca. Normalmente se realiza una radiografía de la muñeca para descartar que tengas una fractura.

Si tras dos semanas de tratamiento, el dolor no te ha mejorado nada, puede ser necesario realizar una resonancia magnética para evaluar el grado de lesión de los ligamentos, o incluso descartar que haya una pequeña fractura que no se haya visto en las radiografías.

Para el diagnóstico de una lesión del fibrocartílagotriangular es necesario una resonancia magnética.

Formas de tratamiento

Consulta el apartado de recomendaciones generales sobre el tratamiento de los esguinces.

De forma más específica, para la muñeca puedes sustituir el vendaje por una muñequera. Debes evitar aquellos movimientos que fuerzan más a la muñeca, que son coger peso con la mano, o movimientos de giro de la muñeca que se utilizan al abrir con una llave, al abrir un bote de cocina, etc.

El vendaje o la muñequera deberás llevarlo aproximadamente una semana. Es muy importante que un esguince que bien curado, para evitar que se vuelva a producir en el futuro, así que desesperar por lo menos un mes hasta realizar actividades deportivas en las que se pueda forzar la muñeca.

Si has tenido una lesión del fibrocartílagotriangular, puede ser que necesites cirugía, por lo que te recomendamos que consultes con un traumatólogo especialista en mano.

Recomendaciones

Tras una semana de la vendaje inicial, debes empezar a hacer ligeros movimientos con la muñeca, llevando ésta hacia arriba y hacia abajo, hacia los lados, y realizando movimientos en círculo. Debes hacer estos ejercicios con suavidad, y parar en el caso de que te duela.

Para evitar que vuelvas a tener un esguince tras un pequeño traumatismo, te recomendamos que utilices una muñequera si vas a cargar peso con la mano, o a realizar una actividad deportiva, al menos los primeros tres meses después de tu lesión.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedintumblrmail
Facebooktwitteryoutube