Por fin podemos ofrecer una página con documentación clara y fidedigna que nos ayude a comprender mejor qué es lo que nos pasa, qué es lo que tenemos… tratamos de ofrecer una información clara y sencilla sobre lo que ya nos han diagnosticado,no se trata de susutituir al médico o al traumatólogo, pero en muchas ocasiones se nos ocurren las preguntas cuando llegamos a casa, despues de la visita al hospital, y en casa no hay ningún profesional que pueda contestar algunas simples preguntas… ¿no le ha pasado esto antes?

Queremos aclararte conceptos o dudas que puedan surgirte sobre las patologías traumatológicas más frecuentes. La traumatología es una especialidad muy amplia y que abarca diversas patologías, desde una simple contusión hasta la patología de columna más compleja. Los traumatismos casuales o deportivos representan la causa más frecuente de consulta a un traumatólogo, de ahí que la mayoría de las patologías recogidas en esta página web traten sobre estos temas. No obstante, también queremos dar información sobre otras patologías que son de especial interés para muchas personas, como puede ser el dolor de espalda, la osteoporosis, la artrosis, o el tratamiento mediante prótesis.

Para acceder a cada uno de los apartados, no tienes más que navegar por las pestañas de la parte superior de la página, y seleccionar la zona en la que tienes la lesión.

Ponemos a tu disposición un apartado de comentarios al final de cada página, que no está moderado por profesionales sanitarios, pero que te puede servir para plantear tus experiencias y comentarlas con otros usuarios de la página.

Pese a ser una página documentada por profesionales de la Traumatología, los autores recordamos que la primera recomendación a todos nuestros visitantes es que sigan las instrucciones dadas por su médico o traumatólogo y confíen en el tratamiento que están recibiendo. La información publicada en esta página es meramente informativa, los autores no nos responabilizamos de las consecuencias que puedan aparecer por el uso de la información aquí publicada.  Así mismo, no debe considerarse éste un texto científico, por tanto los profesionales sanitarios deben consultar otras fuentes antes de utilizar la información que ofrecemos con sus pacientes.